Para compartir

No existe falta de tiempo,
existe falta de interés,
porque cuando uno realmente quiere,
la madrugada se vuelve día,
el martes se vuelve sábado
y un momento se vuelve oportunidad.

La vida nunca ofrece garantías de ningún tipo. Tenemos que aprender a jugar., desprendiéndonos del resultado
Quien no dispone de tiempo para disfrutar lo que tiene padece de la más absurda de las pobrezas

Compartir Facebook Twitter Google Whatsapp LinkedIn Pinterest Print this page Email
Posted in Noticias.